Claves para convertir el guest blogging en una estrategia win win

Autor: María Sierra

El guest blogging sigue siendo una muy buena estrategia para ganarse el cariño de Google. Pese a que hace unos años se la dio por muerta, lo cierto es que es una práctica que no sólo ha ganado adeptos en los últimos tiempos, sino que también ha demostrado su eficacia. Eso sí, a la hora de ponerla en marcha, es imprescindible hacerlo con pericia y altos estándares de calidad. Porque no es tan fácil ganarse el cariño de Google.

Cuando hace unos meses el Search Quality Senior Strategist de Google Irlanda, Andrey Lipattsev, afirmó con rotundidad que para Google los dos principales factores que determinan el posicionamiento de una página web en el buscador son la calidad del contenido y la calidad de los enlaces que apuntan a esa web, se produjo una pequeña revolución en el mundo del marketing digital. Pero si ya lo sabíais, se asombró Lipattsev, cuando vio la reacción. Y es cierto, ya se sabía. Se sabía, aunque faltaba esa confirmación sin tapujos que acabase con las listas de 50 ó 100 factores de posicionamiento y que despejase las dudas sobre la estrategia a seguir: crear contenido de calidad. Así de simple, así de complicado.

Porque la calidad de un contenido no se determina en el propio contenido. Esto puede sonar un poco a perogrullada, pero pongámonos en el pellejo de los programas informáticos de Google que procesan todo el contenido que se indexa en su buscador: cómo pueden determinar ellos que un texto, una imagen o un vídeo tiene más valor que otro. En su camino hacia el pensamiento humano aplican una fórmula que no es ajena a los humanos: cuantas más personas hablen bien de mí, mejor consideración pública tendré. En términos de literatura científica, por ejemplo, funciona este sistema: los artículos ganan prestigio a medida que ganan referencias en otros artículos y el peso de estas referencias varía en función del prestigio de los autores. Pues Google aplica el mismo principio en el posicionamiento web. De ahí la importancia de conseguir enlaces entrantes a nuestra web. Y es aquí donde la estrategia del guest blogging es una apuesta ganadora.

Pese a lo que mucha gente cree, el guest blogging no es una práctica reservada a blogueros. También se puede aplicar en el blog corporativo. Lo que sí es muy recomendable en este caso es que los artículos de ese blog de empresa cuenten con firmas de personas y no con firmas corporativas. Al fin y al cabo, es una persona la que va a realizar el proceso de búsqueda y contacto para el guest blogging. Aunque lo haga para que la web de su empresa gane puntos. Definida esta cuestión, el proceso que sigue es el mismo en el caso de un bloguero que en el de un blog corporativo. Estos son los pasos que recomendamos seguir:

1. Ten un blog con contenido de calidad

Obvio, pero no tan frecuente como se cree. Antes de pedir escribir en el blog de otro, demuestra que estás en condición de aportarle valor. Ponte en la piel del anfitrión: ¿por qué permitirías que en tu blog se publicase un artículo de alguien que no sabes como escribe o que publica poco y pobremente? Es pura lógica: si le pides a alguien escribir en su blog, lo primero que hará es ver cómo es tu blog. Tú harías lo mismo. Así que ya sabes: cuida tu blog, escribe para impresionar, para seducir. En realidad, esta ya debería ser la base de tener un blog. Recuerda: Google premia la calidad.

2. Realiza una intensa investigación previa

El éxito de cualquier estrategia se basa en una cuidada preparación. En el caso del guest blogging es imprescindible realizar una buena investigación para determinar cuál es el objetivo ideal. Quizás pienses que tienes claro cuáles son los blogs de referencia de tu sector -esos mismos que lees fielmente cada semana-, pero a lo mejor no son esos mismos los más adecuados para tu estrategia de guest blogging.

  • Determina cuál es el público al que quieres llegar. Tu objetivo con el guest blogging es atraer tráfico cualificado a tu web, es decir, visitas de clientes potenciales. De ahí que quizás los blogs que consideras más relevantes en tu sector no sean los mejores para tu estrategia si el grueso de su público no se corresponde con tu target.
  • Averigua qué blogs lee tu público. Perfilada tu ‘buyer persona’, tienes que hacer una investigación sobre sus blogs de referencia. Ellos conformarán tu primer listado de objetivos.
  • Estudia el estado de cada blog. Aplica herramientas de SEO y análisis de competencia para saber cuál es su estado real en el mundo Google: cuál es la autoridad de su dominio, cuántas visitas recibe, por qué keywords está posicionado… Elige el blog o blogs que se encuentren en mejor estado, analiza las posibilidades de realizar guest blogging y realiza la selección final.

3. Establece una estrategia de acercamiento

Si el blog o blogs elegidos tienen un plan de guest blogging, ya habrán definido un proceso de contacto. Si no lo tiene, averigua cómo contactar con el propietario del blog. Probablemente sea a través de mail o de un formulario de contacto alojado en el propio blog. Tendrás que currarte una presentación que deje huella para evitar el riesgo de acabar en la papelera. Ya te hemos contado la importancia del asunto en el mail, paso previo fundamental para convencer al bloguero de turno para que abra nuestra comunicación. Pero también es importante realizar una presentación que deje claro sin prepotencia, pero sin ambigüedad el valor del autor y el conocimiento que puede aportar al blog del potencial anfitrión. Se trata de generar un win win: tu blog consigue un enlace entrante de una web mimada por Google y esta web gana en contenido de calidad. Para ello tendrás que explicar el tema del que te gustaría escribir e incluso puedes valorar enviarle el artículo final.

4. Escribe el mejor post de tu vida (o casi) y optimízalo

Superados los tres pasos previos, estás en la siguiente situación: quieres atraer a tu web a los visitantes del blog anfitrión para convertirlos en suscriptores y en último término en prescriptores y/o clientes. Es una oportunidad única, porque tienes la ocasión de llegar a un público que no te conoce, así que es el momento de lucirte, y bien. Fundamental, por tanto, que el contenido de tu post sea de calidad, pero también que tenga una excelente presentación para atraer a golpe de vista y, sobre todo, que incluya el deseado link a tu web. Este debe estar en el texto del artículo, en el primer o primeros párrafos, y no sólo en la firma del autor invitado que suele ir en la parte inferior del post. Esto no quita que también es bueno añadir enlaces a otras webs y, por supuesto, a algún artículo del anfitrión.

5. Define tu landing page

La base de una estrategia de guest blogging es llevar visitas a tu web, así que si ya has conseguido que a los lectores les guste tu artículo y han pinchado en alguno de los enlaces que conducen a tu web, tienes que seguir impresionándoles. Define claramente en qué parte de tu página quieres que aterricen, ya sea en otro artículo, en la portada o en tu sección de servicios, lo que mejor convierta.

Estos son los cinco pasos fundamentales que se ha de seguir en una estrategia de guest blogging, que es sólo una de las muchas formas de conseguir enlaces entrantes de calidad a una web. No es una estrategia sencilla ni rápida, pero tiene unos beneficios colaterales que pueden marcar una diferencia en el devenir de tu blog o web corporativa. El más importante es la creación de una red de conexiones que es muy recomendable trasladar del ámbito online al offline y que suele devenir en alianzas y colaboraciones.

Y tú, ¿ya has probado el guest blogging? Si es así, cuéntanos tu experiencia.

Pin It